Asuntos del peso

0
96

El peso mexicano tendrá una semana decisiva para definir su tendencia de largo plazo, bajo el pronóstico de que el Banco de México (Banxico) comenzará a relajar su política monetaria, luego de más de dos años de alzas consecutivas hasta llevarla hasta un nivel de 8.25%.

El próximo jueves 15 de agosto, la Junta de Gobierno del Banco de México se reunirá para el anuncio de su política monetaria, donde la mayoría de los analistas del mercado financiero esperan una baja de 25 puntos base en su tasa de interés de referencia para ubicarla en 8.0%.

En el su supuesto de que el banco central decida bajar su tasa de interés de referencia, el tipo de cambio peso-dólar reaccionaría con algunos altibajos, con el pronóstico de mantener sus cotizaciones entre los 19.40 y 19.50 pesos por dólar, con cierta inclinación hacia los nivele altos.

En el mediano plazo, es difícil que se vean nuevamente cotizaciones por debajo de los 19.00 pesos por dólar, debido a la política del Banco de México de bajar su tasa de interés, pues con esta postura del instituto central hace menos atractiva la inversión en pesos.

Sin embargo, es importante señalar que el nivel del 8% que ofrecería el mercado mexicano aún seguiría siendo de las más altas tasas que pagaría de los países emergentes. Por ejemplo, el mercado ruso ofrece una tasa del 7.25%, seguida por Sudáfrica que paga un rendimiento del 6.50% y el mercado brasileño ofrece una tasa del 6.0%.

En el mercado de Futuros de Chicago, los inversionistas extranjeros le siguen apostando al peso mexicano, pues la posición especulativa a favor del peso al cierre de la semana del 6 de agosto se ubicó en 3,109 millones de dólares, contra lo observado de la semana previa de 3,362 millones de dólares.

En el corto plazo, la moneda mexicana seguirá operando dentro de un ambiente de movimientos volátiles, derivados básicamente de la continuación de la guerra comercial que continuará entre Estados Unidos y China, bajo el pronóstico de cotizar por arriba de los 19.40 pesos por billete verde.

Además, la mayoría de los participantes del mercado de cambios seguirán nerviosos ante la especulación de que podría iniciar una guerra de divisas, en particular luego de que el Banco Popular de China permitió que el yuan chino se depreciara a niveles por arriba de 7 yuanes por dólar, cotizando a niveles no vistos desde 2008.

La depreciación de la divisa mexicana no fue la excepción, sino les siguieron otras monedas sobre todo de países emergentes, como el rand sudafricano que se depreció 3.15%, seguido por el real brasileño que perdió 1.29%, mientras el won surcoreano disminuyó perdió 1% durante la semana.

Por el contrario, entre las divisas que ganaron terreno frente al dólar estadounidense, se destaca el franco suizo que ganó 0.99% y el yen japonés que mostró una apreciación de 0.94% en igual lapso, aunque contra todos los pronósticos, la libra esterlina registró una pérdida de 1.06%.

En la presente semana se darán a conocer indicadores económicos que podrían influir en el ánimo de los inversionistas sobre todo provenientes de Estados Unidos, como el anuncio de las ventas al menudeo y producción industrial correspondientes a julio.

En el caso del reporte de producción industrial, los analistas esperan un crecimiento débil, principalmente en el sector de manufacturas con una caída de estimada de 0.3% mensual.

Además, se espera, el reporte de precios al consumidor de julio, donde, los analistas económicos estiman que la inflación anual total suba de 1.6% a 1.7% y para la subyacente se pronostica una variación anual de 2.1%.

En China, se esperan los reportes de ventas al menudeo y producción industrial de julio, y donde el consenso de los analistas proyecta un menor crecimiento anual 8.3% y 6%, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí