Las Inversiones y los Axiomas De Zúrich

0
218

La reacción de un hombre no puede ser pronosticada por ningún tipo conocido de matemática; en cambio la reacción de miles de millones es otra cosa.

Isaac Asimov

Cuando se invierte en los mercados financieros, por ejemplo, en la compra de acciones o de instrumentos de deuda (bonos, certificados bursátiles, papel comercial, obligaciones) se busca obtener los mejores rendimientos, por lo que la pregunta que siempre viene a la mente de todo inversionista es ¿Cuál es la mejor estrategia de inversión?

La respuesta a esta pregunta nunca es sencilla y mucho menos segura, según el tipo de inversión hay una extensa lista de variables que pueden intervenir en el resultado, por esto las estrategias de inversión han sido, son y serán objeto continuo de reflexión y análisis.

Para incrementar la probabilidad de éxito en las inversiones existen innumerables teorías en el mundo que se refieren al proceso de inversión, y estas pueden ser caracterizadas según sus métodos para minimizar el riesgo asociado al retorno de las inversiones.

En este contexto los llamados axiomas de Zúrich constituyen una serie de reglas que refleja la filosofía de la cultura de inversión suiza, y que algunos inversionistas consideran como uno de los pilares financieros del mundo.

Estos axiomas consideran aspectos del comportamiento humano como: la aversión al riesgo, la codicia, la esperanza, la religión y lo oculto, el optimismo y el pesimismo, la intuición, la terquedad, y el consenso.

Doce son los axiomas de Zúrich, y son los siguientes:

El primer axioma trata sobre el Riesgo

El segundo se refiere a la Codicia

El tercero juzga la Esperanza

El cuarto analiza los Pronósticos

El quinto desacredita Patrones de Comportamiento

El sexto fomenta la Movilidad

El séptimo guía la Intuición

El octavo advierte sobre la Religión y lo Oculto.

El noveno marca la diferencia entre Optimismo y el Pesimismo.

El décimo critica el Consenso.

El undécimo castiga la Terquedad.

Cada uno de estos axiomas postula lo siguiente:

  1. Referente al riesgo existen varias formas de medirlo, pero no hay una forma científica y única de hacerlo.  Lo mejor que podemos hacer es: ser honestos con nosotros mismos y definir el nivel de preocupación con el que estamos dispuestos a vivir.
  2. Con relación a la codicia en una inversión o de una especulación, de vez en cuando se presentan rachas de buena suerte; son eventos que la condición humana disfruta tanto que tiende a querer que sigan por siempre. No obstante, el sentido común hace reconocer que esta situación no puede prolongarse indefinidamente. Decida por adelantado cuánto quiere ganar., y que no predomine la codicia porque puede conducir a la pérdida total.
  3. Debe mantener la esperanza; acepte las pequeñas pérdidas como un hecho de la vida y espere recibir varias pérdidas pequeñas en lo que logra conseguir una gran ganancia.
  1. Recuerde que el mercado valora por adelantado los pronósticos, pero todo se resume a un juego de expectativas. Es recomendable seguir sus propias convicciones y de preferencia, invertir en una industria o sector que usted conozca y por lo tanto pueda saber si las expectativas al alza o a la baja.
  2. El caos no es peligroso hasta que comienza a parecer ordenado; la ilusión de un orden en los mercados financieros es una percepción efímera que ha engañado a millones y seguirá atrapando a inversionistas y a pesar que de tiempo en tiempo aparecen patrones que descifran en forma exitosa el caos de las inversiones, éstos no son una base firme sobre la cual fundamentar los planes financieros.
  3. Dejar una inversión inmóvil significa bajar la guardia; en el mundo del dinero esto es algo que no se puede hacer, porque dejar de preocuparse permite que los activos echen raíces: ¡Cuidado! No se deje atrapar en una inversión que no resultó por sentimientos como: lealtad, nostalgia o venganza.
  4. Se puede confiar en una corazonada o intuición solamente si se sabe explicar. Nunca confunda una corazonada con la esperanza.
  5. ¡Precaución! El dinero, la teologia y/ó la superstición son una combinación explosiva muy peligrosa para la salud financiera.
  6. A pesar de que la sensación de esperanza y buenas expectativas causa un estado de beneplácito entre los seres humanos, hay que ser muy cautelosos respecto al papel que juega el optimismo en las decisiones financieras, el cual significa esperar lo mejor; pero la confianza significa saber cómo manejar lo peor. Nunca haga un movimiento si simplemente se siente optimista.
  7. Permitir que el juicio de la mayoría, o consenso, conduzca su vida financiera, le puede costar dinero; debe evitarse que aspectos no explicados influyan en sus inversiones.
  8. Si no da resultado la primera vez, olvídelo, en cuestión de inversiones no hay que ser terco en situaciones que no funcionan.
  9. Cuidado, los planes de largo plazo originan la peligrosa creencia de que el futuro estará bajo control. A veces surgen situaciones o sucesos que ni siquiera imaginamos.

No existen reglas generales -incluso ni los 12 axiomas de Zurich-; sin embargo, para ser exitoso en las inversiones se debe atender las recomendaciones siguientes:

    1. Investigar antes de invertir; no invierta en el vacío.
    2. Invertir hasta que esté seguro de la información con que cuenta.
    3. Comprar acciones que se coticen regularmente en la Bolsa de Valores, es decir, que sean bursátiles (acciones fáciles de comprar y vender).
    4. Investigar antes y después de invertir,  y no comprar gangas, es decir, seguir informados de los activos financieros que se adquirieron.
    5. Diversificar, es decir, comprar varios títulos.
    6. Paciencia; no tener prisa por gastar  el dinero y mantener una lista de diez inversiones futuras.
    7. Es importante fijar objetivos realistas y precios objetivos; darle rotación a la  cartera.
    8. Establecer precios de venta; no ser demasiado optimista.
    9. Aunque una inversión en alguna acción esté siendo muy redituable, no suponer que siempre lo será.
    10. No olvidar que a una acción no le importa quién es el dueño.
    11. No hacer caso a los rumores; verificar la información.
    12. No mirar hacía atrás.

Aplicando las recomendaciones de estos 12 axiomas de Zurich y las 12 recomendaciones para invertir se tendrá mayor probabilidad de obtener rendimientos con menor riesgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí