Calificadoras, la nota mala sobre México

Enrique Valadez González

envaladez@yahoo.com.mx

Las calificadoras de deuda, al igual que las casas encuestadoras, siempre han estado en el ojo del huracán por sus proyecciones. A nadie le gusta tener una mala calificación y mucho menos ir en segundo o tercer lugar en una elección.

Ambas tuvieron su Talón de Aquiles en el pasado: Para las calificadoras fue Lehman Brothers en 2008. Fitch Ratings, Standard and Poor´s y Moody´s fueron muy criticadas e incluso algunos inversionistas las culparon por la quiebra del banco de inversión estadunidense. Se les satanizó.

Tras aceptar que se equivocaron, la respuesta de las calificadoras de riesgo crediticio  fue mejorar la regulación, transparentar la metodología y poner candados.

Para las encuestadoras, su quiebre fue la elección de Donald Trump, el Brexit y el plebiscito de Colombia, donde la mayoría falló.

Tras diversos análisis, se encontraron elementos que –literalmente- dieron la vuelta a las encuestas, como el voto oculto, el voto de último momento o de los indecisos, tiempo de publicación, entre otros que las encuestadoras ya han incorporado a su metodología.

Nadie es infalible, pero eso no es pretexto para, hoy en día, descalificar el trabajo de las calificadoras ni de las encuestas, y mucho menos cuando las noticias no le son positivas a alguien.

Las calificadoras “utilizan metodologías caducas”, respondió el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado viernes, sobre la decisión de Fitch de quitar el grado de inversión a Pemex, ante el difícil panorama que enfrenta la empresa productiva del Estado.

“No han sido profesionales y objetivas, pues cuando no había inversión en exploración calificaban bien a la petrolera”, dijo en su tradicional conferencia mañanera el pasado viernes, 11 años después de la peor crisis que tuvieron las calificadoras y que supieron remontar.

Así, al igual que hizo con las encuestas en sus dos campañas presidenciales anteriores, López Obrador ahora descalifica a Fitch, Standard and Poor´s y Moody´s. El enemigo, para él, sigue siendo quienes tienen otros datos.

Morralla

En Grupo BosqueReal, a cargo de Marcos Salame, siguen las buenas noticias, ya que este 20 de junio se inaugurarán dos de las cuatro torres de departamentos exclusivos que son parte del proyecto Residence. Sin duda, esta apertura nos demuestra por qué los sectores inmobiliario y de la construcción aportan más de 14% al Producto Interno Bruto del país.

Cada torre cuenta con 41 pisos con sellos de seguridad, calidad y tecnología. La apertura estará a cargo de León Salame, vicepresidente de Operaciones de Grupo BosqueReal, quien le apostó también al buen gusto y al fomento a la cultura con esculturas del artista mexicano Rivelino, quien es reconocido por sus instalaciones escultóricas monumentales.

Las torres, ubicadas en el complejo de BosqueReal, en Huixquilucan, ganaron el Best Residential High Rise Architecture que otorga el Central & South America Property Awards al Diseño Arquitectónico por GVI, así que el lugar es espectacular, como también lo es su vista a los campos de golf.

Dicen que la mejor inversión es el hogar. De acuerdo con la Federación Internacional de Bienes Raíces para las Américas hay entre 10 y 15 millones de familias con suficiente capacidad económica para adquirir vivienda hacia el año 2025 y BosqueReal se ha convertido en buena opción, con departamentos de lujo, seguridad, cercanía con la Ciudad de México y un proyecto para convertirse en una ciudad inteligente. 

Por su parte, la firma Crédito Real, de Ángel Romanos aparece por tercer año en el listado de las 500 empresas más importantes de México, un ranking que refleja la posición de cada empresa determinada por su tamaño, ventas netas, utilidad de operación, capital y número de empleos que genera.

Por encima de firmas como CI Banco y Banca Mifiel, esta empresa se encuentra en el lugar 266, o sea 5 lugares en ascenso con respecto al 2017 y 100 lugares en relación al 2016. Su cartera es de más de 38 mil millones de pesos.

Nos leemos el próximo martes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí